Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» En tiempo libre~ [Priv. Scott]
Dom Oct 28, 2012 4:51 pm por Scott Kirkland

» Oi a todos~
Dom Oct 07, 2012 11:03 am por Maria Da Silva

» Ficha de Maria~
Dom Oct 07, 2012 10:55 am por Maria Da Silva

» Peticiones de personajes
Dom Oct 07, 2012 5:12 am por Maria Da Silva

» Ha crear una historia~~
Sáb Jun 02, 2012 4:41 pm por Scott Kirkland

» The Twelve Kingdoms (afiliación)
Miér Abr 18, 2012 11:11 am por Los dioses

» Relaciones de un canadiense invisible~
Lun Feb 20, 2012 9:35 pm por Arlene Kirkland

» Ausencia- Trabajo
Vie Feb 10, 2012 12:09 am por Driek van Hart

» Relaciones suecas~
Sáb Ene 21, 2012 11:25 am por Lukas Bondevik

Administradores
Roderich Edelstein Im Yong Soo Kiku Honda
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Ene 16, 2016 9:36 pm.
Afiliados

El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Ir abajo

El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Santos Carriedo el Miér Ago 03, 2011 8:09 pm

El hispano paseaba libremente por la zona donde se acercaba la zona de aparatos deportivos. Él, un joven con el cuerpo bien musculado debía mantenerlo estaba y perfecto para esperar a que su media naranja, manzana, kiwi o lo que sea (?) se fijase en él.

Anduvo de un lado a otro como cual cuervo deambula frente a un cadáver moribundo; pero el español dudaba de si debía entrar aquí o si sería una mejor idea comprar sus propios aparatos de gimnasia para su habitación. Realmente era una decisión que el hispano tenía que tomar.

Lo han confundido tantas veces con Toño, que ahora mismo, frente a la puerta de acero movible, le parece una tontería. Era gracioso que todo el mundo se equivocara tantas veces como días hay en un calendario.
Al hispano no le importaba, pero le resultaba molesto que la gente le respondiese algo como : "Oh... eres el hermano del caído..."
¿Cómo se atreve la gente a juzgar a una persona sin conocerla del todo?. Realmente era algo tan molesto como tomar vino en mal estado.
Santos conocía muy bien a su hermano. Puede que él halla hecho pecados que un ángel no debía hacer bajo el seno de su Señor misericordioso, pero hoy en día todos los hombres y criaturas tenemos esa debilidad.

Admitía el hispano que muchas mujeres y hombres han llegado a su morada con ropas ligeras y fáciles de quitar, pero el hispano era casto y puro como un verdadero ángel, y temía que el pecado carnal lo invitase a caer a la fosa de los pecaminosos.
Él temió tantas veces cometer dicho peligro, que se sentía avergonzado de decir que pese a su edad, no a llegar al acto sexual físico. ¡Era hombre!, no de piedra... Tenía sus debilidades como cualquier otro ser, pero ahora lo que más le importaba era decidir si entrar o irse a su habitación.

Finalmente, cedió para entrar al eterno pasillo junto con su bolsa de deporte. Ésta era de color roja con una franja verde. No era nada actual y moderna, es más, era una vulgar y simplona bolsa de deporte donde los únicos objetos que guarda es ; Ropa interior limpia y ropa aseada, el jabón de pastilla y el gel; y sin olvidar unos lazos para su coleta casi indomable.

Definitivamente, este lugar lo entretendría durante un largo rato, pues afortunadamente no hay nadie en los vestuarios masculinos. Un punto positivo a su favor, pues se sentiría algo incómodo si encontrase a algún joven o hombre semi-desnudo. Sería demasiado para que su mirada no se intentara escapar de ese espectáculo que quizás le cueste algo más que una falta grave en su "historial mental".
avatar
Santos Carriedo
Angeles
Angeles

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 01/08/2011
Edad : 29
Localización : No es mi época...
Humor : -Saca un cigarro.- ...

Ver perfil de usuario http://gakuen-hetalia.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Kiku Honda el Jue Ago 04, 2011 1:19 pm

El asiático caminaba via al gimnasio con unas bolsas de comida para uno de los entrenadores del lugar ya que la persona en cuestión siempre ordenaba, algo que no entendía -"ni que fueramos comida para llevar"- pensó el japonés con fastidio pero no podía negarsé al mandado y después de todo el mismo se había ganado la oportunidad de salir de la cocina sin olvidar que es una persona educada y amable.

La situación en aquel lugar era muy curiosa, todos resultaron ser en cierto aspecto iguales y uno que otro diferente provocando así la unión del agua y el aceite. Impresionante era que en el primer día incendieron el lugar o más bien una "zanahoria andante" provoco el incendio con uno de cigarrillos. Pero no todo terminaba así, estaba el noruego y el italiano que era amigo suyo que apenas se ven y salen chispa por sus ojos y costados ocasionando el lanzamiento de varios objetos de labor. Los únicos que sentía que no cuadraban en aquel viente era el Islandés y el sueco incluyendose también. Él siempre intentaba calmar el lugar y regaña al escocés cada vez que este cometía una de las suyas pero el problema es el jefe de todos el cual queria brindarle amor a su personal de cocina(?) Negó con la cabeza olvidando todo aquello, suspiró aliviado de salir del lugar por lo menos unos cuantos minutos tendría un momento de paz y tranquilidad que muy bien a el peli negro le gustaba, aquella soledad que tanto disfrutaba poco a poco se iba alejando y no entendía aún si sería para bien o para mal.

Tanto fue que se adentro en aquella laguna de su mente que no se dió cuenta en el momento que llego al gimnasio del hotel. Exhaló entrando al lugar esperando hallar al entrenador, entregarle la orden y disponer a irse a su lugar de trabajo pero tal fue su impresión al entrar. No había absolutamente rastro de vida existente en aquel lugar si acaso unas mujeres que hacían movimientos en conjunto a lo lejos, se encogió de hombros y camino a otro punto. Le tocaría buscar al entrenador por lo que se andentro más al lugar con aquella bolsa en sus manos que contenía un plato especial lleno de proteínas que el mismo Francis Bonnefoy, su jefe, había preparado.

Frunció el ceño realmente más serio de lo normal, se sentía raro en aquel lugar, más bien él no pertenecía a aquellos lugares en ningún aspecto. Si el ejercicio que ha practicado en su vida sería correr y más nada. Lo único que ha practicado han sido las artes marciales de su país y por supuesto el Kendo, el Akido y entre eso como utilizar la Katana apropiadamente. Dentro de él ésta el espiritu de un guerrero. Dejando eso de lado nuevamente se perdió en sus pensamientos ahora estando frente a lo que sería los vestidores del gimnasio. Respiró profundo entrando y fijando su vista en un hombre que le recordo a Antonio-sempai, el muchacho que quiere el corazón de su amigo Romano. Pero no, solo existía un aire pues Kiku Honda estaba seguro de que ese no era Antonio por lo que relajo su mirada a una neutra-disculpe la molestia, me podría indicar si usted sabe en donde puedo encontrar al entrenador-le pidió una indicación pero luego se dió cuenta que no especifico a que entrenador se refería.

-el de boxeo... aclaró. Dentró del gimnasio de practiba de todo.

Entonces por un breve instante medito fijando su mirada en la persona del frente y suspiro sentandosé dejando la bolsa aún lado de él y se fijo en los casilleros frente a él donde obviamente los huespédes guardaban sus cosas para ir a tonificar sus cuerpos-es la primera vez que entra al lugar- afirmó de una vez y volvió a mirarle detallando como siempre y si, tenía un parecido con Antonio más la actitud y la sensación que sentía no es la misma con la que experimentaba con el español sonriente y vivaz.

_________________
UKE POR SIEMPRE :


Firma en proceso! >.<



||
avatar
Kiku Honda
Subdirectores
Subdirectores

Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : País del sol naciente
Humor : ¿Usted qué piensa?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Santos Carriedo el Jue Ago 04, 2011 9:39 pm

El hispano dudó un par de veces antes de desprenderse de sus propia ropa, pero por si acaso las cosas se fastidiaban por causa del destino, se asomó a la puerta de los vestuarios masculinos, asesorándose de que nadie se iba a meter en el cambiador exterior.
No es que tuviera vergüenza el hispano, solo que no le gustaba ver cuerpos que no fuese el suyo mismo, pues aveces el hispano es tan puntilloso en algunos aspectos como el inglés.

Recuerda la primera vez que pisó un gimnasio; fue horrible, pues el hispano era en sí un ángel joven y puro que no le importaba en absoluto ser el más delgado del gimnasio, ignorando los comentarios y murmullos que creaba la gente a su alrededor.
Admitía que antes él daba pena verse a un espejo y decir algo como : "Este cuerpo cazará un amor puro y gentil con el que compartir mi vida". Lamentablemente esas cosas tan solo son estúpidas ensoñaciones de un adolescente cabeza-loca e inmaduro.

Era muy joven cuando empezó a obsesionarse por su cuerpo, su carácter, su misión en la vida, su sexualidad... Su vida estaba lleno de agujeros, y él mismo quería taparlos todos como si fuese lo más fácil del mundo. Pero las cosas no son del todo fáciles, aveces las cosas se tuercen de mala manera hasta que sin darte cuenta caes en la cuenta de que es demasiado tarde, demasiado tarde para enmendar errores e intercambiar palabras que antes no hiciste en su momento.

Pero eso era agua pasada, ahora, Santos era un joven alto, cabal y fuerte.
Esos años de incertidumbres, penas, lloros, inseguridades...todo eso ya quedó tan atrás como la vez que les dijo a sus padres que era un ángel y que su misión en la vida es intentar ser mejor persona de lo que es y ser la mano derecha de ese alguien que habita seguramente más allá del edén; a sabiendas, de que ese ser no haya pisado jamás el averno infernal.

Envidiaba a toño con toda su alma en algunos aspectos psicológico. Él era algo atontado y feliz, y él era serio y bastante cabal comparado con él. No le gustaba del todo ser un chico serio, debía de intentar sonreír, mantener charlas amables con algunas personas. conocer a nuevas personas para aumentar su decayente círculo de amistades. (De las cuales, se resumen a dos personas)

Primero se quitó la camisa de tela fina de color beige que estaba desbotonada sobre una camiseta sin mangas de color rojizo oscuro, después, suspiró con tranquilidad, intentado que las cosas mejoraran para que su mente se evadiese de esos ideales que ahora mismo no le interesaba para nada.
Antes de que éste pudiese alzarse la camiseta y quedarse semi desnudo, escuchó el sonido de la puerta, obligándose a sí mismo a quedar como un idiota, dando la espalda al visitante mientras disimulaba como si buscara algo en la bolsa.

- Lo siento, es la primera vez que entro a este establecimiento. aclaró el hispano con su normal tono serio, girándose para observar a la persona que lo hablaba por la espalda. Era un joven de cabello oscuro, muy bajito y aparentemente débil en el físico. ¿Acaso él quiere tonificar su cuerpo por alguna razón que él tuvo en su día de inmadura adolescencia?. Ya dudaba de algunas cosas.

Sin saber porqué, sonrió un poco, copiando a la perfección los rasgos faciales de Toño; diferenciando que a Santos se le podía apreciar la marca de la barba bajo el mentón, dejando claro que hoy mismo se afeitó con una de esas odiosas herramientas. Las detestaba con toda su alma.

Sintió al otro muy observador, como si estudiase como es su forma de expresarse frente a los demás, pero eso no le preocupaba al hispano, al contario, le parecía agradable que alguien le tomara en cuenta al menos en silencio. - ¿Tú eres....? Aventuró sin acabar la frase, frunciendo seriamente el ceño como habitualmente hacía en los momentos en los que los extraños se podían volver su mejores conocidos, o quizás, el enemigo de su lista negra.
avatar
Santos Carriedo
Angeles
Angeles

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 01/08/2011
Edad : 29
Localización : No es mi época...
Humor : -Saca un cigarro.- ...

Ver perfil de usuario http://gakuen-hetalia.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Kiku Honda el Sáb Ago 13, 2011 11:11 pm

Se encontraba en aquel lugar con la mirada más perdida que nunca. Realmente no le gustaba para nada los gimnasios debido a recuerdos pasados que no eran molestos pero si que no eran agradables por lo menos no desde el punto de vista del asiático.
Es el simple hecho de que su estatura y condición física que no iba acorde con la de los otros muchachos. En ese momento recordó ese tiempo pasado cuando estaba en secundaria para ser más específicos los días en el que había las competencias académicas.

Al principio la gente lo clasificaba por un debilucho por supuesto que Kiku estaba de acuerdo en ese concepto que le daban es más recordaba siempre quedarse sentado dibujando y sobre todo leyendo a la hora de hacer deportes. Para su no mala suerte pero si no tan oportuna su padre adoptivo comenzó a meterlo en el kendo. Para después en un futuro estar agradecido sin olvidar realmente lo exigente de las reglas que formaron una parte de su conducta.

Siempre se esforzaba en destacar y dar lo mejor de sí pero lamentablemente tenía un impedimento de salud que influyo en desencantarse de los deportes en su totalidad.

Kiku sufría y sufre de asma, era un situación que se presento desde que tiene memoria y un impedimento para muchas cosas. Bajo la mirada pensativo, eso también fue punto de partida para ir alejandose del resto de las personas.

Eran escasos pero pese a eso iban y venían a su mente cuando recorrió las instalaciones y observaba a las pocas personas que habían tonificar sus cuerpos. Arqueo una ceja con interes al mirar lo que hacían. La gimnasia en si fue una de las pocas cosas que se le daban pero no iba al caso, era ejercicio al fin y al cabo.

Frunció en ceño al recordar a su padre adoptivo que no dudo en hacerlo trabajar en su cuerpo obviamente que sin su consentimiento. Y ese recuerdo fue lo que activo demás situaciones en las cuales tuvo que vivir antes de libelarse al venir a trabajar en la isla. Estaba oprimido junto a él, era lo que el quería y tenía que hacerlo de esa misma forma, lo detestaba. Detestaba sentirse que mandaban en el, que podían tomar decisiones por él.

No escapo, no huyo... Pero si se marcho sin decir a donde iría solo que cuando supieran de él nuevamente sería cuando fuera un chef reconocido y por supuesto lo lograría sin olvidar que estaba frente a una de los chef más nombrados y famosos al nivel mundial y sobre todo al cual admiraba desde hace un buen tiempo.

-me imagine que sería así- comentó ante su respuesta en la que estaba en lo correcto, era la primera vez en aquel lugar también para el hispano.
Con bolsa de comida a un lado y ante la presencia del hombre con gran parecido a Antonio, pero, lo sabía cada vez que lo detallaba más y más. Finalmente teniendo un contacto visual con el castaño sin dejar de observar cada facción de este buscando respuesta a su hipotesis que surgía cada vez más y más se paro para estar más o menos a la misma altura. Estaba acostumbrado a no ser muy alto pero con el pasar del tiempo le gustaba ser de esa manera, lo hacía ser el mismo y una de las formas que lo caracterizan físicamente. Dejando eso de lado Kiku lo volvía a sentir otra vez. La persona frente a él no era Antonio Fernandez Carriedo, o ese era su nombre si la memoria no le fallaba por supuesto.

Se acerco a él pero sin bajar la guardía para con el hispano pues este para el japonés seguía siendo un desconocido. Mantuvo claramente una presencia serena, tranquila pero con una mirada aún seria observando los ojos de este y finalmente hizo un reverencia-Mi nombre es Honda Kiku, un placer-respondió ante su pregunta. Tardo en contestar debido a su persistente curiosidad que como siempre comenzaba a surgir en aquellas situaciones en las que conocía a alguien nuevo -¿y usted es?-

Ultimamente siempre se conseguía con alguien en algún momento, era extraño para él que después de estar tanto tiempo sin hablar con nadie, en soledad, en su propio mundo que realmente le gustaba más poco a poco las personas estaban dispuestas a entrar en él y... él las dejaba. El punto es que de un momento a otro comenzara a conocer a muchas personas de distintas nacionalidades haciendo que su interes y curiosidad aumentaran por conocer aquel mundo occidental que antes y aún sigue siendo misterio.

Se puso en buena posición esta vez dejando de observar aquellas orbes verdes y poniendo su atención a su alrededor.
- ante todo soy empleado del hotel pero apenas he llegado por lo que no conozco a muchos de mis colegas- le comento tomando la bolsa con el pedido del entrendador y no dejaba de examinar a Santos. Tal vez, llego a la conclusión de que este seria familiar de Antonio pero más tarde preguntaría ya que apenas se están presentando y le parecía no de mucha educación ser tan directo.

_________________
UKE POR SIEMPRE :


Firma en proceso! >.<



||
avatar
Kiku Honda
Subdirectores
Subdirectores

Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : País del sol naciente
Humor : ¿Usted qué piensa?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Santos Carriedo el Miér Ago 17, 2011 12:42 pm

- Um... Honda... - Repitió, pensativo por aquel apellido que le recordaba antaño.
Santo no era un chico anciano (?) ni demasiado mayor para tener un gran índice de historia en su memoria, no...
Es más, Santo no llegaba ni siquiera a los cuarenta años y su aspecto era juvenil y jovial pese a los que lo califican de "anticuado y viejo". - Un placer conocerte, Kiku Honda.
Borró de golpe y porrazo sus rasgos más serios y más duros para mostrar esa simpatía que estaba cubrída bajo un manto pesado de seriedad y de antipatía hacia los demás.

Sus rasgos se suavizaron mucho, casi como aquella leyenda de la "Fuente de la Juventud", un mito que la armada española buscó hace mucho siglos. Su labios se abrieron un poco y de éstos una sonrisa aperlada y perfecta salió, mostrándose amable y a su vez agradable.
No conocía al nipón, tapoco el nombre de Kiku (a pesar de que el apellido Honda le sonaba). Pero algo en su interior, le decía que éste chico le caería bien. ¿Quién sabe?. Quizás esto sea una amistad que está empezando a emanarse de una simple conversación.

- Mi nombre es Santiago Fernández Carriedo... Santos. - Aclaró, antes de que el otro dijese algo. No le gustaba nada el nombre de Santiago, pero el nombre se lo dieron sus padres, así que lo aceptó a su modo.

Se rascó el pecho desnudo, cercano a la cicatriz que tenía en el pecho. Apenas se nota, pero se puede apreciar que el color de piel no es el mismo.
- Ya veo... murmuró, arqueando la ceja un poco excéntrico. El chico era interesante, y por ello no estaría mal tener alguna que otra amistad.
avatar
Santos Carriedo
Angeles
Angeles

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 01/08/2011
Edad : 29
Localización : No es mi época...
Humor : -Saca un cigarro.- ...

Ver perfil de usuario http://gakuen-hetalia.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Kiku Honda el Miér Ago 24, 2011 10:33 am

El japonés tranquilamente observaba al hispano, lo detallaba por completo como si no quisiera perder ningún rasgo y gesto del chico frente a él. Sobre todo por aquella actitud inicial que ambos tuvieron manteniendo claramente gran guardia entre los dos pero claro apenas es que cruzan palabras y miradas y por supuesto que como siempre Kiku se mantenía firme al conocer a las personas sobre todo a los hombres, a las mujeres… pues siempre le pasaba que se apenaba. ¿Cómo decirlo? Él no sabía manejarlas ni interactuar con ellas pero debido a su cortesía y amabilidad algo lograba. Claramente con los hombres es diferente tiene esa misma educación pero mantiene cierta distancia y no mucha confianza. Ladeo la cabeza con algo de interes debido a como pronuncia su apellido, como si le recordara algo, al menos eso es lo que pudo percibir Kiku Honda en ese momento.

Como siempre planeaba contestar ante las presentaciones de las personas pero antes de poder decir algo noto la manera en el ‘’Santos’’ como si no le gustara o lago por el estilo. Asintió quedándose callado por otros minutos más hasta que –descuide, el placer es todo mío Santos-sama- le dijo haciendo otra reverencia. Siempre detallaba bien a las personas y la manera en la que los llamaría por supuesto, en el caso de ‘Santos’ Fernández Carriedo el ‘sama’ le quedaba muy bien de verdad. Un momento, Fernández Carriedo, ese era evidentemente el apellido de su amigo Antonio-sempai… si .no había ninguna duda en aquello.

Ya de por si en ese momento Kiku relajo su mirada a una serena como siempre hace y seguido a eso sonrió escasamente. No fue que bajara la guardia solo por que este resultara ser familiar de Antonio sino que de verdad lo fuera o no ya había accedido a un trato agradable y en buenos términos con el hispano-mis tareas como empleado de la cocina- comento alzando un poco la bolsa y recordando que eso era él, otro empleado de la cocina, aún no era ese chef que tanto deseaba ser y superar al Francis Bonnefoy pero eso no era ningún impedimento para el japonés.

Noto la cicatriz de Santo en ese momento, algo que de cierta forma le causo gran curiosidad al japonés pero tenía que ser prudente, tal vez en algún momento llegaría a saberlo, solo bastaba esperar y tener paciencia. Paciencia era lo que a Kiku más le sobraba. Claro en ese momento el japonés no le dio mucha importancia a que estuviera sin camisa, debe ser por que su curiosidad iba más a la persona que no reparaba de nada, si no estuviera interesado en una comunicación de seguro ya se hubiera apenado pero por los momentos estaba más concentrado en el hispano. Obvio que se sabía que no tenía camisa pero sencillamente decidió centrar su interes en algo más importantes como conocer a este, quizás, posible amigo…

Estuvieron un momento en silencio pero para nada incomodo, aun seguían en esas continuas miradas examinando al otro claro esta vez con un aire agradable, el japonés con la mano que no agarraba la bolsa de comida se paso la mano por el cabello y decidió preguntarle aquella duda que tenia ante su apellido- Santos-sama, usted es acaso pariente de Antonio-sempai- inquirió y después sonrió un poco- parecen parientes claro esta pero no son iguales en lo absoluto…- le dijo sin despegar la mirada de este.


_________________
UKE POR SIEMPRE :


Firma en proceso! >.<



||
avatar
Kiku Honda
Subdirectores
Subdirectores

Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 18/07/2011
Localización : País del sol naciente
Humor : ¿Usted qué piensa?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Santos Carriedo el Sáb Ago 27, 2011 8:25 pm

- Tareas... Repitió como si de un loro se tratase, pues no acostumbraba a escuchar esa palabra de donde venía. Las "tareas" eran para los niños que tenían que estudiar o hacer sus ejercicios sobre las asignaturas. También, como hombre bastante chafado a la antigua, lo agregaba más a los trabajos de las mujeres sobre su propia casa. ¿Entonces qué querrá decir con eso?.

Se separó del sitio donde se situaba, dispuesto a seguir con lo suyo, puesto que su estilo de la "simpatía" no era precisamente afable y arrolladora como la tenía su hermano Toño.
A pesar de que se sintió bastante "atacado" por la observación del otro lo respondió con un gruñido que intentó adjuntar con una queja sobre su taquilla, la cual no abría por alguna razón.

Siempre ha sido un joven directo en sus opiniones, además de bastante rudo e impetuoso sobre sus propias respuesta. No obstante, por propio "Ki"* no hizo nada que después lo llegara a molestar o a mostrarse realmente irritado. Pero a pesar de ello, no sostuvo mucho aquella sonrisa que le pesaba tanto como llevar baldosa sobre sus propios pies.

- ¿Ah? Giró al escuchar su pregunta. ¡Por fin alguien que preguntaba algo cabal!. - Sí, somos parientes. No fue muy conciso sobre su propia respuesta, pero todo se debía a ese dichoso carácter hosco que era capaz de notarse distante a todo el mundo.
Sí, era un ángel, pero eso no quería decir que su carácter deba de ser amable, alegre y benevolente. ¡Eso son pamplinas!. El hispano no poseía tales "cualidades", pero no por ello era un mal "ser de la luz".
Su carácter era juicioso y serio, aveces rozaba el hecho de ser severo y demasiado hermético hacia sus conocimientos hacia otras cosas.

- ¿Porqué lo preguntas? Inquirió saber el moreno mientras le daba un firme /pero sonoro/ golpe a la taquilla, abriéndose como si nunca hubiera tenido un problema. - Asquerosos bromistas... Masculló con muy malhumor mientras apartaba el lío que le hicieron algunos graciosos dentro de su taquilla.
Sus objetos personajes que se podían usar (colonias, champús...) estaban todos gastados hasta los topes, y eso no le gustaba nada al hispano que le encantaba cuidarse con caras productos cosméticos (?).

Ya estaba de malhumor, y eso se podía apreciar por su "aura de ángel" que podría destilar un "veneno" letal si no fuese porque el aura no puede tener olor ni efecto de muerte hacia nadie, tan solo se puede sentir en su acercamiento un "pálpito" sobre lo que le pasa a la persona. Por ello, intentó suspirar tranquilamente, guardando la calma aunque la tenía bastante dañada y perdida por este acto bandálico.
Después, sacó una bolsa de su taquilla, la cual estaba algo pegajosa por la mezcla de los productos, por ello, tiró dentro todo lo demás que ya no podía usar (casi todas sus cosas).

Una vez ya todo preparado para tirar, el hispano avanzó en dirección al nipón, tirando la bolsa de plástico con todas esas cosas a la basura del habitáculo, la cual se ha llenado con tan solo una bolsa. - Malditos gilipollas... Insultó en español, mascullando y gruñendo como de costumbre, olvidándose por un instante ínfimo que el japonés podía escucharlo nítidamente.

A pesar del incidente, se podría calificar que Santos no es un ángel cualquiera, mejor dicho, no es un ángel que se ve todos los día con ese carácter tan temperamental. Es un ángel bastante peculiar.

* Poder espiritual que se mejora con la concentrarión de relajación, ignorando los impulsos negativos. ((por si no se sabía xD))
avatar
Santos Carriedo
Angeles
Angeles

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 01/08/2011
Edad : 29
Localización : No es mi época...
Humor : -Saca un cigarro.- ...

Ver perfil de usuario http://gakuen-hetalia.activoforo.net/

Volver arriba Ir abajo

Re: El ejercicio calma todo... [Priv. Santos/Kiku]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.